FANDOM


Los mormones creen que tal como en los tiempos bíblicos, los profetas de hoy reciben revelación de Dios para guiar y dirigir la Iglesia. El profeta es el hombre que esta a la cabeza de la Iglesia en la tierra. Es el único hombre que tiene y ejercita todas las llaves del sacerdocio, que significa que tiene toda la autoridad y poder que Dios comparte con el hombre en la tierra, mientras que otros hombres solo tienen la autoridad necesaria para cumplir con sus deberes.

Un profeta moderno es tan importante porque recibe revelación para dirigir la Iglesia hoy, y Dios lo puede guiar para reaccionar de la manera correcta a los eventos y tendencias modernas. El profeta moderno puede enseñar sabiduría de Dios, específica para los problemas comunes de nuestros días, que no existían en tiempos de la Biblia. Cualquier persona puede recibir revelación de Dios por medio de la oración, pero ese tipo de revelación es válida solo para esa persona. Sin embargo, el profeta recibe revelación para guiar a todos los miembros de la Iglesia.

El profeta de la Iglesia hoy en día es Gordon B. Hinckley. En su función de cabeza de la Iglesia, se le refiere como “presidente,” así como a sus consejeros, Thomas S. Monson y James E. Faust. Ellos y el Quórum de los Doce Apóstoles son considerados como “profetas, videntes y reveladores”, pero al decir “el profeta” se refiere al Presidente Hinckley, y su autoridad es mayor que la de los demás.

Los Deberes del ProfetaEditar

Los deberes principales de un profeta son testificar de Cristo y dirigir la Iglesia. El recibe la revelación necesaria para aconsejar a los miembros de la Iglesia como grupo. El profeta mormón guía a la Iglesia directamente en discursos que comparte en la Conferencia General, en artículos que escribe para la Liahona (una revista de la Iglesia), y cartas que se envían a cada unidad de la Iglesia para ser leídas en cada congregación. El profeta también guía la iglesia supervisando los grupos y comités que se encargan del material de enseñanza, de escribir los manuales, y de otros recursos. El profeta usa mucho de su tiempo para viajar y reunirse con otros líderes de la Iglesia, y otros líderes de las comunidades del mundo. Pero claro, no solo estas son sus actividades.

Profetas a través de la HistoriaEditar

Los profetas han existido a través de la historia del mundo, empezando con Adán, y continuando con hombres como Noé, Enoc, Moisés, y Abraham, para nombrar varios. Los profetas reciben el poder para resolver los problemas de sus generaciones. Moisés presidió sobre aquellos que guió de la esclavitud, y utilizó el sacerdocio, o el poder de Dios, para guiar al pueblo israelita, sanarlo, y aún darle agua. En el Nuevo Testamento, Pedro dirigió la Iglesia de Cristo después de la muerte y resurrección de Cristo como nuevo profeta.

Los mormones creen que después de la resurrección de Jesucristo, hubo una apostasía. Ya no había mas profetas que tuvieran la debida autoridad de Dios para guiar la Iglesia, asi que la iglesia verdadera no existió en la tierra por mucho tiempo.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cree que Dios mismo dio fin a esta apostasía al llamar un profeta nuevo, José Smith, hijo, quien, bajo la dirección de Dios, volvió a poner la Iglesia de Jesucristo sobre la tierra, y fue el primer hombre en nuestra época en recibir la revelación y el poder de Dios para guiar la Iglesia. Desde ese tiempo, cada vez que muere un profeta, se llama a otro por revelación de Dios. La sucesión de profetas esta organizada de manera tal que ya hay un profeta en línea cuando fallece el profeta actual. Entonces, la Iglesia Mormona ha tenido un profeta desde el tiempo de José Smith, y los mormones creen que cada uno de estos profetas ha tenido el poder, revelación y la autoridad para guiar la Iglesia y revelar la palabra de Dios a sus miembros.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.